Una buena rutina de belleza no es solo lo que te pones en la piel. También incluye todos tus hábitos: dieta, sueño, estrés, trabajo, viajes y por supuesto, el medio ambiente. Conoce bien tu tipo de piel para poder elegir y utilizar los productos adecuados y presta siempre atención a la composición de los productos que utilizas (rostro, cuerpo, cabello).
La clave para mí es seguir un protocolo sencillo, con énfasis en limpiar la piel a fondo y usar el mejor cuidado de la piel en lugar del maquillaje. Y, por supuesto, protege tu piel del sol durante todo el año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *